Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dilluns, 18 de juliol de 2016

Cap. 3601: Fallece "Chus" Pereda

Jesús María Pereda Ruiz de Temiño, fallecía el 27 de septiembre de 2011. Vistió de azulgrana de 1961 a 1969. En este periodo disputó un total de 316 partidos y marcó 110 goles.
 El barcelonismo está de luto. Este martes ha fallecido el histórico 'Chus' Pereda, a la edad de 73 años en Barcelona. Este centrocampista dejó un gran recuerdo en el Camp Nou después de las ocho temporadas que jugó (de 1961 a 1969).

El entierro será mañana miércoles a las 16.15 horas en el Tanatorio de Les Corts. La capilla ardiente quedará instalada hoy martes a las 18.30 horas.

Referencia de una década 

Jesús ‘Chus’ Pereda fue un jugador de cualidades técnicas impresionantes. Interior de enlace, fue el mejor organizador del juego del Barça en la década de los sesenta. Junto con Josep Maria Fusté formó una extraordinaria pareja en el centro del campo. Conjugaba técnica, fuerza y un gran acierto de cara a la portería contraria, en definitiva, es uno de los grandes de la historia azulgrana, pero no ya por su gran valor futbolístico sino también por su enorme categoría humana. Sus compañeros de vestuario le llamaban "Polvorilla" por su carácter abierto y alegre.

316 partidos y 110 goles
Pereda nació en Medina de Pomar (Burgos) el 15 de junio de 1938. De muy joven emigró con su familia al País Vasco, donde fichó por el Indautxu (1955-57). Después jugó en el Real Madrid (1957-58); Valladolid (1958-59) y Sevilla (1959-61). En 1961 fichó por el FC Barcelona, donde estuvo ocho temporadas, con un total de 316 partidos jugados y 110 goles marcados. Con la camiseta azulgrana ganó una Copa de Ferias (1965-66) y dos Copas de España (1962-63 y 1967-68). Posteriormente jugó en el Sabadell (1969-70) y en el Mallorca (1970-72), donde colgó las botas. Una vez retirado se dedicó a entrenar y llegó a ser seleccionador estatal de categorías inferiores.

Héroe de la Eurocopa de 1964
Fue 15 veces internacional absoluto por España. En su carrera con la selección estatal destaca especialmente su participación en la Eurocopa del año 1964, ya que fue el auténtico héroe de la final: marcó el primer gol de España y dio el segundo a Marcelino, lo que posibilitó la victoria ante la URSS.