Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

diumenge, 28 de desembre de 2008

Cap. 285: La primera piedra del Palau Blaugrana

 En el transcurso de un acto que revistió de una trascendente emotividad, a la par que esa sencillez, el día 24 de septiembre de 1970, festividad de la Virgen de la Merced, patrona de la ciudad, se procedió a la colocación y bendición de la primera piedra del pabellón polideportivo y la pista de hieio del C. de F. Barcelona. Miles de socios y simpatizantes que se habían congregado en las proximidades de acceso de la tribuna principal, estaban deseosos todos ellos de vivir de cerca, esta efemérides azurgrana. Al filo de las doce, el presidente del C. de F. Barcelona, don Agustín Montal, acompañado de todos los miembros de la junta directiva, y el representante en Cataluña de la Delegación Nacional de E. F. y Deportes, don Francisco Platón, se dirigieron a la explanada donde debía celebrarse el acto. Miembros de las secciones deportivas azulgranas, con estandartes ai frente, daban escolta a los portadores de la primera piedra. Inmediatamente hizo uso de la palabra don Agustín Montal, quien señaló que el pabellón polideportivo y la pista de hielo supondrían una nueva etapa en esa constante expansión de la vitalidad barcelonista. Agradeció a todos su contribución a este logro y rogó ai señor Platón que hiciera extensivo este sentimiento al ministro secretario general del Movimiento. Acto seguido, don Francisco Platón pronunció una breve alocución, recordando que el fútbol ha sido la fuerza impulsora del engrandecimiento azulgrana, y cuyas restantes secciones deportivas tendrán al término de las obras que ahora se acometen, las vías de ensanchamiento de su propia personalidad. Por último, sería el reverendo padre Bachs, de la parroquia de Santa Tecla, el que procedió a la bendición de la primera piedra de futuro complejo deportivo, tras lo cual don Augusto Santamans, socio número dos del C. de F. Barcelona, puso la primera paletada, haciéndolo a continuación los señores Montal y Platón. Una vez finalizado el acto, se ofició una misa, la jornada azulgrana se completaría con una audición de sardanas.