Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

domingo, 9 de octubre de 2016

Cap. 4105: Carta de Francesc Arderiu (soci 2340) a los prohombres y socios del club [IV]

Se ha de volver al antiguo y auténticamente democrático sistema de Asambleas de milenarias, donde la savia activa, vivificante y personal de cada socio espoleen la vida del Club, y mediante las reglamentaciones adecuadas se elijan los delegados que cada millar corresponden y que después deberán representarlos en la Asamblea General del Club.
Hay que volver a la elección de Juntas Directivas mediante la presentación de candidaturas llenas, propuestas reglamentariamente. La experiencia nos aseñala que el sistema presidencialista no ha ido nada bien y, salvadas honrosas excepciones; ha sido siempre nido de discordias, cultivo de afanes de protagonismos y nido de trepadores.

Mejorar y fortalecer el club

Hay que olvidar para siempre el sistema del voto indirecto, bien singular por el procedimiento, vejados e irracional, del sorteo de compromisarios, bien por el sistema de previa consulta al socio. El socio del Barca es merecedor de todo los respetos entre ellos, el de la asistencia personal a las asambleas reglamentarias. Si asiste o no, es un derecho del que no dará cuenta a nadie.
Todos estos y otros argumentos, que harían demasiado larga esta carta, son los que permito sugerir la conciencia y al insobornable barcelonismo de mis corresponsales.
Llevarlo a cabo es una noble tarea que procede a su personalidad. En cuanto al socio anónimo y actualmente desvalido, entre los que mí integro plenamente, estoy seguro de que cualquier acción que determine, encaminada a mejorar y fortalecer nuestro Barca, a la vez que contribuyendo al más pleno reconocimiento y respeto de los derechos del socio le serán fervorosamente reconocidos
Trabaja, actúa, haga posible que, por el bien del Barça, que sea una bella y esplendorosa realidad aquellas palabras de nuestro canto, que dicen:
"tant se val d'on venim, si del Sur o del Nort, ara estem d'acord... una banderá ens agermana"

Su F.A. i P. Socio n.° 2.430
Francesc Arderiu i Pons

Cap. 4105: Carta de Francesc Arderiu (soci 2340) a los prohombres y socios del club [III]

Dando la vuelta a todos estos argumentos que ningún socio, mínimamente seguidor de aquel sensato talante y de aquella filosofía tan nuestra de: "cada cosa en su lugar y su tiempo", habra dejado de apreciar; que quiero volver ahora al clamor que hago a los destinatarios de esta carta.
Es de todo punto imprescindible que el Barça sea devuelto a sus auténticos dueños, que son los socios del Club. Esta justa reintegración es urgente que sea hecha por tanto de salir al paso de eventuales maniobras que bajo la manera del mejor interés para el Club, nos lo conviertan en una "Sociedad Anónima"
El carácter societario que ha hecho grande al Barça obedece a estructuras cooperativistas, solidarias y eminentemente democráticas y interclasistas, que han sido siempre el tuétano del pueblo catalán cuando se ha tratado de construir instituciones de interés multitudinario, como lo son las de carácter artístico deportivo y caracter científico y económico (orfeón, corazones, sociedades deportivas y recreative, Omnium Cultural, Cooperativas de Consumo, Cajas de Ahorro, etc., etc., etc.).

Las vías precisas

Es obligación moral de quienes logran, por mitad propios, un papel relevante en las estructuras sociales del Barça, de levantar nuestro pendón y tratar por todos los medios ortodoxos y constructivos, de que la institucionalización de la sociedad democrática de qué hoy disfruta el nuestro país, sea también implantado de nuevo a nuestro Club.
Se han de emplear, todas las vías precisas para abastecer de unos nuevos estatutos en el Club que, recuperando los clásica procedimientos de Gobierno que fueron tan nuestros, reimplantar las Asambleas soberanas de socios y la constitución de Juntas Directivas planas. Se deben estudiar todos los arbitrios legales, por tanto ser posible delante de otras autoridades (Federaciones, Dirección Nacional de Deportes, Ministerio) la implantación de las normas legales de conducimiento social, reflejo de la libre voluntad del socio, para regir su Asociación.
Se deben promover reuniones de socios, oficial y oficiosas, privadas y públicas, a fin de crear el clima necesario para llevar a cabo la nueva estructura social.
"Hay que crear ponencias o comisiones técnicas, de carácter jurídico, social y deportivo, para estudiar y proceder a la confección del anteproyecto de nuevos Estatutos que deberán 'ser sometidos a la Asamblea General, que los considerará y en su caso, aprobará

Cap. 4105: Carta de Francesc Arderiu (soci 2340) a los prohombres y socios del club [II]

Toda esta desdichada politiquería me lleva de la mano a la triste contemplación del Barca de estos últimos años. Un Barça alocado y enfervorizado cuando logra victorias que por el escasas e insólitas parecen que no tengan que estar a nuestro alcance. Un Barça triste y, conformista y sin nervio, frente las caídas y avalanchas deportivas; prolongadas a través de años y de competiciones sin premio. Un Barça donde los personalismos y los "fulanismos" tienen todas las posibilidades, exentas, muchas veces de los más elementales sentidos de responsabilidad y de respeto. Un "Barça" donde los principios y el espíritu de la más sencilla y honesta deportividad, con los gozos y los intrascendentes que estas manifestaciones conllevan, han sido desviados y manipulados inconscientemente o por insufrible aburrimiento, hacia el lado más peyorativo de la politización.
Unas Asambleas con mínimos y desinteresados asistentes que en lugar de asumir el protagonismo activo y constructivo, crítico propio de estas reuniones, se conforman a ser un muñeco manipulado y pasivamente espectador y caja de resonancia, de charlas triunfalistas. Multitud de compromisarios que deben este espectáculo al azar de un sorteo, siempre coaccionados por las "partidas de la porra" que no admiten otras intervenciones más que aquellas conformistas y aprobatorias.
Unas directivas cuál única misión es la de arropar e incitivar a sus respectivos presidentes a quien, al fin, deben el cargo. Directivas, por otra parte, débiles y desmoralizadas cuando las cosas no salen como ellos han calculado. Presidentes todopoderosos, por el hecho de su propia y mesiánica ascensión al cargo, que ignoran o no votan saber que la soberanía del Club corresponde a sus socios, de los cuales ellos son o deberían ser unos respetuosos mandatarios. Pequeños autócratas que olvidar que en todo Napoleón llega siempre su Waterloo.

Un espejo de sentimientos

Y es todo esto debe acabar. El Barça ses nuestro estimado y entrañable juguete, es nuestra honesta y apasionada distracción, es nuestro afán de los domingos y de las tertulias de café, pero también es el espejo donde se refleja el sentimiento y la personalidad de los catalanes. Nos ha costado muchos años construirlo y mucho dinero mantenerlo. Y no nos dejan disfrutarlo como nosotros quisiéramos. Debemos ver año tras año, como manos torpes y con intereses mezquinos nos lo trastean, nos lo dañan y no los destrozan

Cap. 4105: Carta de Francesc Arderiu (soci 2340) a los prohombres y socios del club [I]

El 9 de octubre de 1980, la prensa publicaba un comunicado del club a los prohombres y socios...

Barcelona 8 de octubre de 1980
Señores: Presidente, expresidentes, socios de Mérito, socios del Primer centenar, del Fútbol Club Barcelona. Socios todos.
Estimados y beneméritos consocios:
Pienso, ingenuamente, que su condición, individualizada y conjunta, de prohombres del FC Barcelona, ​​a la vez que honra y reconoce paladinamente los méritos que tiene contraídos al servicio de nuestro Barça, también por otra parte, le inviste de una cierta y colectiva responsabilidad moral, hacia el logro de actitudes de defensa o de consejo, cuando eventuales adversidades o crisis, que afectan gravemente el porvenir de la Entidad que a todos nos cobija.

Discreción y Firmeza

Esta temporada que ahora acaba de empezar con tan de desorden, creo que señala ya el límite donde los mecanismos de autodefensa de nuestro cuerpo social han de ejercer con discreción pero también con firmeza y por lo tanto de encauzar de una vez la marcha, ya tantos años decepcionante y tambaleante de nuestro Club.
No creéis que quiera desarrollar en estas líneas un memorial de agravios o de críticas contra el Consejo Directivo actual ni contra los anteriores. No se trata ahora de ir contra esta ni contra anterior Directiva; ni de crítica fallas o desaciertos de fichajes o de liberar los contratos de jugadores o entrenadores. Ni siquiera discutir eventos administrativos, económicos o de políticas se mercancías a nivel periodísticos, federativos o con otros Clubes.
Todo esto ya es agua pasada y me de creer, al menos yo así o creo, que todos los Presidentes. y Directivas hubieran querido salir con todos los éxitos, sus mandatos.
Entiendo que el mal del Barça es más profundo. Es una crisis de personalidad. Es una distorsionada interpretación de lo que tiene que ser el discurrir de un anhelo común y multitudinario; es una incomunicación entre la base y el soporte de la Entidad: el socio, y la impopular manipulación creadora de órganos rectores; es, en fin, una seriede vicios de origen en cuanto a normas emanadas desde intereses ajenos a nuestro Club, por tanto de mantener la intervención y control de la Entidad a través de inutiles Asambleas y Juntas, que toman prestado artificiosamente los auténticos derechos de los socios.

Cap. 4104: Balones y hormigoneras

El 9 de octubre de 1980, los entornos, del Camp Nou recobraron el ritmo habitual tanto en el rectángulo de juego en los anexos a La Masía coma en la espalda de la tribuna, donde las máquinas y los hombres conferían una actividad febril entre cables, arena y hormirgón. Los componentes de la plantilla tuvieron que buscar distintos vericuetos para llegar al lugar de entrenantiento y el ir y venir de los anónimos hombres del casco se mezclaban con quienes tal vez sean sus ídolos un domingo a la tarde. A pesar de los problemas Ladislao Kubala cubría ampliamente la matinal. Dos horas de ejercicios, de pruebas físicas, de contactos con el balón, disparos sobre los porteros. En un principio, la plantilla creía que la sesión de la tarde donde se realizaría la sesión, pero dadas las dificultades... Laszy Kubala concretó toda la sesión matinal para cubrir el día