Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dilluns, 19 d’octubre de 2009

Cap. 753: El fichaje de un "chavalin"

 En el año 1954 el Barcelona consiguió una de las mejores contrataciones de su dilatada historia. Interesado en los servicios del jugador urguayo del Deportivo de la Coruña, Dagoberto Moll, ambos clubs entraron en el típico estira y afloja para determinar el precio final de la operación. Como el asunto no se desbloqueaba, el respresentante del Barça dijo: "Bueno, quedamos en el precio que ustedes quieren, pero en ese caso incluimos en la operación a ese otro chavalín". Ese otro chavalín en cuestión se llamaba Luis Suárez Miramontes. Su fichaje seria valorado en apenas ¡¡¡50.000 ptas!!! y formó de esta manera parte de la "Operación Moll", proporcionando al Barcelona uno de los mejores, no vamos a decir el mejor porque ahí entramos en consideraciones y gustos personales, jugadores que ha dado este país. Se da el dato curioso de que Suárez había debutado en primera división contra el Barcelona en el campo de Les Corts, el 6 de diciembre de 1953, día en el que el Deportivo sufrió una clara derrota por 6-1. A pesar de ello, Suárez fue la figura del partido. Debutó con el Barcelona en la primera jornada del campeonato liguero 1954-55, concretamente el 12 de septiembre de 1954 contra el Sevilla, equipo entrenado por Helenio Herrera, que más tarde sería su gran valedor. Siete temporadas estuvo en Barcelona, en las que conquistó 2 títulos de Liga, 2 de Copa y una Copa de Ferias (antigua denominación de la Copa de la Uefa). Su etapa en el equipo azulgrana estuvo marcada en sus últimos tiempos por su rivalidad con Kubala, basada mucho más en la mente de aficionados y prensa que en hechos reales. Al final de la temporada 1960-61, tras es desastre de Berna, Helenio Herrera, que había sido cesado una temporada antes, uno de los grandes errores más garrafales de la historia del club, junto con la marcha del propio Suárez, se lo lleva al Inter de Milán, club al que daría diez años de magistrales lecciones de fútbol. El que llegó de relleno de otro fichaje y que llegó a formar parte de uno de los mejores equipos que ha tenido el Barça, acabó saliendo por la puerta falsa para llevar a la gloria a un club italiano. Allí fue libre para exhibir su repertorio y contribuir con su arte a darle dos Copas de Europa al Inter. Luis Suárez es, de momento, el único jugador nacido en España en haber conquistado el “Balón de oro” al mejor jugador europeo (1961).