Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dimarts, 17 de març de 2009

Cap. 373: El árbitro fue sustituido por un aficionado...

 Ocurrio en la temporda 1913/14. En el mes de marzo el Barça jugó dos partidos de la Copa Pirineos contra el Club Lillois. Los dos se jugarian en Barcelona y en el campo de la c/ Industria (La Escupidera). La cosa tiene su explicación. Por aquellos tiempos los clubs no se podían permitir el lujo de grandes desplazamientos, porque los ingresos era muy exiguos y resolvían los torneos en dos partidos, de ida y vuelta pero que se jugaban en el mismo campo, pagando los viajes a medias. La única salvedad era el árbitro: el primero lo árbitraba uno de la federación del equipo visitante y en la vuelta debía ser uno neutral... En el caso de esta eliminatoria, el primer partido lo dirigió un colegiado francés y el segundo se recurrió al arbitraje de un colegiado madrileño, apellidado Ruete. El primer encuentro se lo adjudicaron los franceses, como veremos en las alineaciones del encuentro. En el segundo los franceses emplearon una serie de violencias, y ello excitó al público, máximeante la flema del arbitro, que dejó de pitar una serie de faltas. En una jugada,un defensa francés, cazó al delantero centro del Barça (Bau)... El público reclamó penalti y el árbitro dejó seguir el juego como si nada pasase. La que se armó no es para describirlo. Gritos, pedradas, insultos. El árbitro, indignado, abandonó el campo... Un directivo se acerco a Manuel Torres "El Barraquer" y le pidió que convenciese al árbitro para que acabara la discusión... Se fue a la caseta y esta fue la conversación: – ¿Quién es usted? – Yo, simplemente el "barraquero" – Pues arbitre usted y juéguese la vida. Aquello era un insulto a la afición y Torres le espeto: – ¡Usted qué sabe de eso! En Cuba le hubiera querido ver con los insurrectos. Torres salió de su "barraca-vestuario" dando un portazo y se diriguió a un aficionado al que conocía y que era un deportista y jugador de polo llamado Ros... – Hombre, Torres… – Nada, tienes asegurado el título de socio de mérito, pero por favor sácanos de este apuro. Se pito el penalti, pero los franceses querian retirarse del campo... e incluso uno pidio la llave del vestuario a Torres... – ¡Ca mesier!, aquí no entra nadie hasta que se acabe el partido, le responderia Torres... Por lo visto lo entendió por que los jugadores volvieron al terreno de juego, pero llego el segundo del Barça y de nuevo los franceses querian retirarse y de nuevo Torres fue intransigente – Ni hablar mesier. Aquí no se marcha nadie hasta que el '"refrí" de por terminado el encuentro. El partido acabaría con un resultado de 4 - 1 a favor del Barça 19-03-14 . Barcelona. FC BARCELONA - CLUB LILLOIS 3 - 6 Barcelona: Bru, Molins, Amechazurra, Reguera, Massana, Greenwell, Mallorquí, P. Wallace, Bau, Alcántara, Peris. Club Lillois: May, Legrande, Goldberg, Douchet, Louis, Gagremink, Lefévre, Picard, Decemsink, De Mey, Dhalleyme. Árbitro: F. Alcántara Goles: Alcántara , P. Wallace, Greenwell. 22-03-14 . Barcelona. FC BARCELONA - CLUB LILLOIS 4 - 1 Barcelona: Aramburo, Reguera, Amechazurra, Berdié, Massana, Molins, Mallorquí, P. Wallace, Bau, Greenwell, Peris. Club Lillois: May, Legrande, Goldberg, Douchet, Aix, Louis, Lefévre, Gagremink, Picard, De Mey, Dhalleyme. Árbitro: Ruete - Ros Goles: Greenwell 2, Bau 2.

Cap 372: Más curiosidades de la final de Basilea '79

- En la Final de Basilea'79 hemos recordado que fueron 30.000 socios a animar al Barça, pero no hemos hecho incapié de que en aquella época apenas habían 70.000 socios. Casi 1 de cada dos pudo acudir a aquella memorable final
- El día después... más de un millón de aficionados abarrotaron las calles de la ciudad, desde el aeropuerto hasta la Plaça Sant Jaume, en la más gigantesca celebración que se recuerda, solo comparable a la de Wembley o la de Paris
- Aquel Barça de los Artola, Migueli, Zuviría, Rexach, Neeskens, Asensi, Krankl y el jovencísimo y valiente "Lobito" Carrasco no era por aquellos tiempos uno de los "grandes" del balompié europeo, ni mucho menos. La prueba es que frente al Anderlecht en los 1/32 de final, cuando la gran remontada, pocos daban un duro por aquel equipo que no levantaba cabeza en Liga pero que con muchas agallas, logrando una remontada con un gol memorable del "Torito" Zuviria
- Fue aquella etiqueta de equipo no favorito fue la clave no sólo de la comunión nacida entre el equipo y la grada, sino la chispa de aquella épica con la que la culerada se fue a Basilea, convencida de que el triunfo únicamente podía llegar por la vía del dolor, la angustia, la tensión, los nervios, un terrible padecer durante 90 minutos, o más si había prórroga, como así fue, y eso jugando al límite en lo futbolístico y mucho más allá del deber en el aspecto físico, en la garra y en la fuerza del corazón.
- Aquella final fue algo comparable al fichaje de Kubala en los '50. El estadio se había quedado pequeño y eso y la disputa del Mundial'82 hizo posible la ampliación del Estadi y una capacidad para 120.000 aficionados
- Cuando el equipo aterrizó en el aeropuerto de El Prat, la ciudad ya se había colapsado. El Barça tardó ¡¡¡ocho horas!! en alcanzar la Basílica de la Mercè, la primera parada de las celebraciones. De tal modo se desbordó la pasíón que los jugadores tuvieron que refugiarse en la vicaría porque ni siquiera dentro del templo estaban a salvo. En el primer envite desaparecieron todas las carteras de los jugadores, la mitad de las chaquetas, todas las corbatas y difererentes objetos personales.