Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dimarts, 7 de juny de 2011

El Barça de Pep y el de Luis Enrique han ganado el Trofeo al juego limpio de la RFEF

Eurosport

Su fútbol tiene maravillado al mundo entero. El Barcelona lleva tres años ganando títulos prácticamente sin descanso y ahora, además, a su excelencia con el balón en los pies hay que añadir un premio honorífico que reconoce su juego limpio, tanto en la Primera como en la Segunda división del fútbol español.

Desde el club azulgrana siempre se han defendido los valores que se imparten en La Masía y que se llevan a la práctica desde el primer equipo hasta los más jóvenes valores de la cantera. Entre estos valores, el respeto por el rival y el juego limpio parece que tienen un papel muy importante si vemos las clasificaciones de las dos grandes categorías.

El equipo de Pep Guardiola se ha impuesto al Mallorca por un solo punto en esta clasificación que valora el número de tarjetas mostradas, así como otros baremos. Racing de Santander, Hércules y Real Sociedad copan los cinco primeros puestos de una tabla en la que el Real Madrid también está en la parte noble, ya que es séptimo.

El 'B' también gana en su liga

Por si fuera poco, los hombres de Luis Enrique también han liderado esta clasificación en su primera temporada en la categoría de plata del fútbol español tras su ascenso. El filial azulgrana fue el equipo con mejor juego limpio según esta clasificación. Numancia, Nástic de Tarragona y Villarreal B también son reconocidos por su 'fair play'.


PRIMERA DIVISIÓN:

1. Barcelona 100 puntos
2. Mallorca 101
3. Racing 108
4. Hércules 109
5. Real Sociedad 111
...
18. Levante 149
+. Valencia 149
20. Zaragoza 153

SEGUNDA DIVISIÓN:
1. Barcelona B 104 puntos
2. Numancia 117
3. Gimnastic Tarragona 119
4. Villarreal B 133
5. Albacete 143
...
20. Xerez 173
21. Rayo Vallecano 177
22. Elche 212
--------------------------------------------------------------------------------------------------
Con ello queda demostrado que no hace falta jugar de forma violenta no solo para ganar partidos.
El FC Barcelona ha repetido varias veces en las últimas temporadas y es que por su "filosofía" y por su estilo de juego, cuanto más rato tienes el balón, menos faltas cometes.
Es evidente que cuando ese mismo estilo se traslada al filial, las consecuencias pueden ser las mismas como asi ha sido.
Felicidades a los dos clubs por este premio tan merecido

El Regal Barça llega a un acuerdo con Eidson

Charles Patrick Eidson Jr., nacio el 10 de Octubre de 1980 en Summerville (Carolina del Sur), mejor conocido como Chuck Eidson, es un jugador profesional de baloncesto estaudinense que actualmente juega en el Maccabi Tel Aviv de la BSL Euroliga.

El Chuck Eidson es un jugador de 30 años y 2,02, se ficha para reforzar la posición de alero después de los problemas de salud de Pete Mickeal, que posiblemente no continuara en el club. Formado en la Universidad de Carolina del Sur, ha dado muy buen resultado esta campaña en el equipo israelí en el que ha disputado 22 encuentros en la Euroliga con el Maccabi, con unos buenos promedios de 9,7 puntos, 4,3 rebotes, 3,5 asistencias y 14,3 puntos de valoración. Eidson fue uno de los jugadores más destacados en la Final Four, ante el Madrid al que le endosó 19 puntos, ocho rebotes y seis robos de balón, para llevar a su equipo a la final de la Euroliga. Eidson tiene además una oferta del Unics Kazan ruso que le supondría un contrato más suculento pero le seduce la idea de jugar en la ACB y luchar por la Euroliga con el Regal Barça.





Cap.1096: Los Estatutos de 1940




Una vez acabada la Guerra Civil, los clubs pasaron a manos de militares afines al “Regimen Franquista”. De esta manera, los clubs debían modificar sus estatutos. Los nuevos estatutos se aprobaron en junio de 1940 y en ellos certifican su adhesión inquebrantable de la entidad al nuevo régimen.
Constanban de diez capítulos y 38 artículos. En estos articulos se reflejan fielmente cómo fue una de las épocas más oscuras de la entidad, unos años en los que bordeó la desaparición y he incluso sevivió el posible descenso del primer equipo, jugando una promoción contra el Real Murcia en la temporada 1941/42
Estos estaturos por primera vez se utilizaba la versión castellanizada de su denominación oficial para pasar a convertirse en Club de Fútbol Barcelona, para los fiermantes era una manera de “fomentar el deporte en todas sus manifestaciones y contribuir al mejoramiento moral y al desarrollo físico de la juventud española” y también “apoyar cuantas manifestaciones tiendan a poner en lugar preferente el nombre del deporte nacional en la medida de sus posibilidades”.
En 1940, en un contexto de nuevo orden, de depuraciones, de “hechos pasados que no deben repetirse”, el Barça quedaba incautado por las autoridades franquistas. Y se nombraba como presidente al Capitan Enrique Piñeyro Queralt, marqués de la Mesa de Asta, que ni siquiera había visto nunca un partido de fútbol, fue designado presidente, fue el primero de la historia que ni tenía carnet de socio ni había sido refrendado por los socios barcelonistas.
Pinyeiro tomba la posesión de la presidencia del Barça el 13 de marzo de 1940 y en tres meses justos ya había cumplido la primera “misión” encomendada por el Regimen Franquista: anular todos los artículos estatutarios contrarios al nuevo régimen y redactar una carta magna azulgrana adecuada a los nuevos tiempos. Los estatutos de 1940 anularon la normativa anterior, aprobada en 1932 bajo la presidencia de Joan Coma. En estos, redactados en catalán, se especificaba que “toda reforma deberá ser solicitada al menos por el 5% de los socios” y aprobada en asamblea general por “tres cuartas partes de los asistentes a la asamblea”. Los nuevos rectores del club, demostraban nuevamente su talante democratico... no respetaron ni una de estas condiciones.
Piñeyro nombró una comisión de redacción de los nuevos estatutos, formada por dos directivos: Javier de Mendoza Arias-Carvajal y Juan Agustí Peypoch. El primero, abogado y capitán de Artillería (promoción del verano de 1938), fue luego presidente de la Federación Catalana de Fútbol. El segundo era cirujano y hermano del escritor Ignasi Agustí.
El 12 de junio de 1940 se aprobó el nuevo articulado, por el que el FC Barcelona se vio modificado de algunos de sus signos identificativos. Desde el artículo 3, donde se especifica que en la parte superior del escudo del club figurarán “dos franjas rojas verticales, en fondo amarillo”, eliminando así las cuatro barras de la bandera catalana. El club dejaba de ser FC Barcelona para castellanizar su nombre a Club de Futbol Barcelona. Todo el pasado espíritu democrático de la entidad, que quedab anulado en artículos como el 18, donde se establece que “el Club de Fútbol Barcelona estará regido por un Consejo Directivo compuesto de 12 a 18 miembros que podrán ser socios del club o personas ajenas al mismo”, de esta manera el gobierno daba carta blanca a la intromisión de personas afines al régimen aunque ajenas al barcelonismo, y se podía avanzar en cierta manera de “extirpar” un “Cancer para el Regimen”
El artículo 19, no dejaba a lugar a dudas de quienes podían gobernar el club: “El nombramiento de Presidente, de conformidad con lo dispuesto por la Superioridad, lo efectuará la Federación Catalana de Fútbol, elevando a la Federación Española la correspondiente declaración jurada del mismo”. Entre algunas condiciones que debían acreditar el presidente, “saber si habían desempeñado algún cargo con al 18 de julio de 1936” y también “dónde les sorprendió el Glorioso Movimiento Nacional y la actividad que desarrollaron desde su iniciación hasta la terminación de la guerra”. Durante años, aspirantes a directivo del Barça quedarán tachados por el lápiz rojo censor, como nuestro malogrado Nicolau Casaus, que fue encarcelado después de la Guerra Civil, tuvo una sentencia de muerte... y después de su encarcelación, nunca le dajaron presentarse a unas elecciones... Su sueño de estar en unas se cumplión en 1978, una vez finiquitado el Regimen
En otro artículo, el octavo, se señala que el Consejo “por unanimidad podrá acordar la baja de los socios que por su comportamiento moral, social o político se hagan acreedores a dicha sanción”. El articulado de estos estatutos franquistas del FC Barcelona no deja nada al azar e incluso estableccía las condiciones para disolver el club. Esto quedaba claro en el artículo 34: “La disolución del Club de Fútbol Barcelona podrá ser acordada por orden terminante de los organismos superiores al mismo y en especial por la Federación Española de Fútbol”. El Regimen y Franco sabían del poder de convocatoria del club y había que tener todo atado.
Otro de esos detalles interesantes, era que en caso de disolución (ordenada desde Madrid y sin derecho a réplica) se formularía un inventario del activo y el pasivo y “si resultara algún sobrante, se repartira en principio, entre las entidades benéficas que acuerden los liquidadores”, pero, añade el artículo 35, “y en especial de aquellas que tengan relación directa con los deportes a cuya actividad se dedique o haya dedicado el Club de Fútbol Barcelona. Tanto en un caso como en otro deberá tratarse precisamente de entidades que radiquen dentro del término municipal de Barcelona o de su provincia”. Esto significaba que en caso de disolución del FC Barcelona, Les Corts, patriomonio blaugrana pasaba a manos de un club más afín y de la misma ciudad.
Era evidente que, con el nuevo texto avisaba de que “quedan nulos y sin efecto todos los Estatutos y Reglamentos anteriores, así como todos los acuerdos de Consejo Directivo o de las antiguas Asambleas que se hallen en contradicción con el presente Reglamento”. Los cuarenta años de historia del Barça de Gamper hasta Sunyol, quedaban así borrados para siempre. Los estatutos de la directiva de Piñeyro, tuvieron vigencia hasta 1950, cuando fueron remodelados bajo la presidencia de Agustí Montal i Galobart (padre de Agustin Montal, presidente del Barça de 1970 hasta 1978)

Enrique Piñeyro tomaba posesión del Club el 13 13 de marzo de 1940.La "Asamblea" de la directiva blaugrana se reunía a las 22.15 h y acabaría a las 1 de la mañana. Una vez finalizada la runión, el nuevo presidente se diriguía asi a sus compeñeros de Junta: "Hemos de considerar nuestro mandato como un servico a la causa del emgramdecimiento de España. Hay cosas, acerca de las cuales no quiero insistir, que se fueron de España para no volver, y algunas de estas se fueron tambien de este club, que no necesitara de acicates bastardos para trabajar honrada y sinceramente para la mayor gloria de unos colores tanta veces victoriosos en los campos del deporte y que cuanto más logremos situar, mayor sastifacción habra de cabernos, pues, en mayor grado, habremos contribuido al resurgir de esta rama importantísima del explendor patrio, que es le deporte español. Enrique Piñeyro finalizaba sus discurso con una arenga a los asistentes: "Señores, por el Barcelona y por su deporte hispano... ¡¡¡Arriba España!!!.
Tras finalizar la reunión, se mandó un Telegrama a Franco, donde se daría a conocer que la misión encomendada se había cumplido según sus ordenes, además en el se le solicitaba la Presidencia de Honor del club, para don Salvador Mújica, Jefe de la 41 División. De esta manera todo quedaba atado, incluso el posible cierre del club