Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dissabte, 7 de juliol de 2018

Cap. 4973: Kurt Zaro (2001)

Nacio en Essen (Alemania), el 9 de enero de 1929 - Fallece el 30 de noviembre de 2001. Fue entrenador de fútbol y futbolista alemán, jugaba de centrocampista. Solo jugó un partido con el club blaugrana, fue con motivo de las "Bodas de Plata" del CF Girona, el día de Todos los Santos (1 de noviembre de 1956) en Vista Alegre. Zaro, jugó un día despues de llegar a España procedente de la USC Triestina, donde no jugaba desde junio y no podía jugar en el Calcio, porque la Federación Italiana no había abierto las fronteras a los jugadores extranjeros. El equipo blaugrana por 4-0, los 4 goles de Kurt Zaro, que aquel día jugo con un nombre en la ficha que no era el suyo, le llamaron Mateu

Cap. 4972: Un libro censurado [III]

"Los once y uno" era una obra que le salió subversiva: "Era la traslación de anécdotas reales a la ficción. Narraba la historia de un entrenador que vivía, y moría, a los pies del Real Madrid. Fue censurada y provocó bastante escándalo, seguramente por las claves, de los personajes y de las ciudades que reflejaba en su obra. La complejidad de la novela, donde a menudo nunca hubo ni buenos ni malos y las cosas son ambiguas, se puede trasladar al fútbol, donde no siempre gana el equipo con mejor técnica, o el más deportivo. El colombiano Samper recuerdaba a un defensa del Espanyol, Griffa, que, al propinar un puntapié a su rival, jamás pedía perdón, sino que les decía: "Levántate, porque la próxima será peor". Esta novela se escribió en 1964. Gonzalo Suarez, escribio para el diario "Dicen" donde firmaba como Martin Girard

Cap. 4972: Un libro censurado [II]

Gracias a esto, Gonzalo Suárez escribió en 1964, una novela titulada Los once y uno, en la que cuenta las dos temporadas que HH. estuvo en el Barcelona (1958/59 y 1959/60). Gonzalo Suárez fue medio hijastro de HH., pues este fue pareja de la madre de Suárez, que estaba separada.
En la novela todos los nombres están cambiados (Barcelona es Bañosa, España es Barataria, Di Stefano es Di Paperone...), pero todo es perfectamente reconocible. Es una novela magistral, genial, la mejor sobre fútbol que se ha escrito, me atrevo a decir. Básicamente es un retrato de HH., de su picaresca (para ganar dinero, para motivar a sus jugadores), de sus ocurrencias (con la prensa, con la directiva del equipo), de sus métodos de entrenamiento (tan agotadores que daba a sus jugadores glucosa con benzedrina), de sus estrategias (fue el primero en dejar en el banquillo a Kubala, el ídolo de las masas), de sus gustos (todas las noches leía novelas policiacas), de su carácter (duro, cínico, egocéntrico)... También es un retrato exhaustivo de las interioridades de un equipo de fútbol. Las anécdotas que he resaltado en las memorias de HH., Gonzalo Suárez las utiliza en esta novela. Emplea también algún material de la época del Inter y lo sitúa en esta misma época de Barcelona (por ejemplo, el Lilio del Bañosa, un jugador que tiene problemas porque la novia no para de ponerle los cuernos, es realmente Angelillo, un jugador del Inter).

Cap. 4972: Un libro censurado [I]

El cineasta y escritor Gonzalo Suarez mantuvo una estrecha relación de amistad con Helenio Herrera. Esta se basaba en que HH era el segundo marido de su madre. A principios de los años sesenta. Desde Barcelona, Gonzalo Suárez viajaba a Italia para espiar a los equipos de fútbol que habian de enfrentarse al Inter de Milán de el "Mago" Helenio Herrer, el entrenador "más famoso, odiado y admirado de todos los tiempos para los equipos rivales", a quien el director de cine le radiografiaba los rivales. Lo que a Helenio Herrera no le dejaba dormir era lo que pasaba donde no estaba el balón. El cometido de Gonzalo consistía en consignar esquemas, variantes, desplazamientos... Italia era un tapete de césped pisoteado sin piedad. Quería comprobar si los defensas laterales seguían a los extremos cuando estos se retrasaban más allá de mediocampo, explica el director de cine sobre la mesa de su casa mientras su gata Lucy asiste con la mirada fija a la lección magistral. HH planteó un estudio táctico que cree Gonzalo Suárez está en el origen del fútbol moderno