Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dimarts, 9 de desembre de 2008

Cap. 252: El día que murió Benitez

 Hemos hablado largo y tendido sobre este jugador muerto en extrañas circunstancias. Nunca sabremos en realidad si la leyenda urbana en la cual se habla de que fue envenenado o fue en realidad la ingestión de marisco en mal estado lo que le causaría la muerte... Lo único que podemos reproducir es la noticia que aparecía el domingo 7 de abril de 1968 en "La Vanguardia" A las cuatro de la tarde de ayer, sábado, falleció en nuestra ciudad el Jugador del Club de Fútbol Barcelona, Julio César Benítez Amoedo, natural de Montevideo (Uruguay), donde había nacido el día 1 de octubre de 1940. Contaba, pues, el infortunado futbolista 27 años de edad. En el momento dé producirse el fatal desenlace se hallaban junto a Benítez su esposa, directivos del club azulgrana y varios ex jugadores del club decano. Posteriormente, y ya en la casa mortuoria, la afluencia de personas que acudieron a expresar su condolencia a los familiares fue extraordinaria, lo que motivó continuas muestras de dolor. Parte facultativo Los doctores Baxarías Rey, Tornos Solano y Altísench, suscribieron el siguiente parte facultativo: «Muerte por fibrilación ventricular consecutiva a una séptico-piohemia intensísima cuya etiología, dada la rapidez del cuadro, no se ha podido establecer. Cuadro humoral repetidamente estudiado por los doctores Salazar Badía y Travé Alonso. Cultivos bacteriológicos por los doctores hermanos Foz Tena.» El martes 9, aparecería esta noticia en La Vanguardia La causa de la muerte de Benítez no fue la ingestión de mariscos. En torno a la rápida enfermedad que ha costado la vida al jugador del C. F. Barcelona, Julio César Benítez, queremos aclarar que los médicos que atendieron al infortunado futbolista, doctores Baxarias Rey, Tornos Solano y Altisench, manifestaron en la rueda de prensa, celebrada el pasado sábado en el domicilió social de la entidad azulgrana, que la muerte se había producido, tal y cómo informábamos en estas mismas páginas, «por fibrilación ventricular consecutiva a una septicopiohemia intensísima». Asimismo, el doctor Baxarias aclaró: «Mi impresión es que el virus que ha paralizado su organismo es un neumococo y los neumococos se respiran, están en el aire. No hay ninguna razón clínica para creer que la muerte de Benítez se deba a haber comido mariscos» ¿Que paso? Es algo que tal vez nunca sepamos. Al jugador no se le practicaria la autopsia, cosa poco habitual cuando uno fallecía repentinamente. Al jugador se le impondria la "Medalla al Merito Deportivo" a título postumo.

Cap. 251: Semifinal ante el Atletico y nueva carga policial

 Antes de la famosa Final de las Botellas, el Barça tuvo unas semifinales de aunténtico ordago, nada
más y nada menos que ante el Atlético de Madrid. En la ida el Barça perdió por 1 - 0, gol de Luis "El Zapatones". Aunque en verdad es que pudieron ser más, pero el equipo se zafo bien. Al finalizar el partido hubo lluvia de almohadillas y botellas por descontento del colegiado: Rigo

23-06-1965 Vicente Calderón (Semifinal)
Atletico de Madrid - FC Barcelona  1-0

At. Madrid: Sanroman, Colo, Griffa, Calleja, Rivilla, Iglesias, Ufarte, Luis, Garate, Cardona, Collar.
Barcelona: Sadurni, Torres, Gallego, Eladio, Zabalza, Fuste, Oliveros, Zaldua, Mendoza, Pereda, Rife.
Goles: 1-0 Luis Aragones [f]

La vuelta era en el Camp Nou y la verdad prometía la cosa. En el partido de vuelta a los 15' se adelantaria el Atlético con un gol de Adelardo. La cosa se ponía muy dificil. Y tan dificil que el empate no llegaría hasta el min. 76, cuando Rigo pita penalti por derribo de Mendoça dentro del área colchonera. Lo transformaría Fusté, solo cuatro min. después el delirio llegaba, Zaldua igualaba la eliminatoria (antes no valían el valor doble de los goles, en campo contrario).
Ya en el descuento Zaldua a pase de Fusté lograba el 3 - 1 definitivo. Al pitarse el final del encuentro, y como lógica consecuencia del júbilo por la victoria obtenida, algunos grupos de espectadores juveniles y entusiastas se lanzaron al campo para abrazar a los jugadores, antes no había ni foso ni vayas.
La escena de siempre que hemos visto centenares de veces en los campos de fútbol. En la cancha, del Camp Nou no habría esa anoche más arriba de dos centenares de personas manifestando con gran algazara su alegría y gritando, como se gritó durante todo el partido "¡Barça!, ¡Barça!"
Cuando loos jugadores ya habían desaparecido, tras no pocos esfuerzos para desasirse de los entusiastas, por las escaleras de los vestuarios, se produce una actitud que no se debería aprobar y
ante lo que los espectadores que quedaban en el estadio, en el que ya se habían apagado los focos, manifestaron igualmente su desaprobación, incidente injustificado que desluciría en cierto modo la apoteosis de la noche triunfal.
Es entonces cuando se produce una desmesurada carga policial, que empezó a pegar a diestro y siniestro...
Sin mirar si el golpeado era hombre, mujer o niño lo que provocaría decenas de heridos. El poco público que aún quedaba e la grada comenzaría a abuchear a los ¿miembros de seguridad del estado (más bien unos malnacidos con placa)? y a lanzar almohadillas y todo lo que tenía a mano.
Tanto fue el alboroto que tuvo que saltar Narcís de Carreras al estadio para pedir calma. Es evidente que este hecho causo una gran polémica y de la campaña que habría desde Madrid en contra de Rigo, por señalar un penalti más que claro

28-06-1968 Camp Nou (Semifinal)
FC Barcelona -Atletico Madrid 3-1

Barcelona: Sadurni, Torres, Gallego, Eladio, Zabalza, Fuste, Oliveros, Zaldua, Mendoza, Pereda, Rife.
At. Madrid: Sanroman, Colo, Griffa, Calleja, Rivilla, Iglesias, Ufarte, Luis, Garate, Adelardo, Collar.
Goles: 0-1 Adelardo, 1-1 Fuste [p], 2-1  Zaldua , 3-1 Zaldua