Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

diumenge, 22 de març de 2009

Cap. 381: Los empleados "denuncian" e incautan Les Corts

 Durante la Guerra Civil, Les Corts fue un terreno codiciado por muchos de los estamentos politicos, y entre ellos la CNT - FAI. En plena Guerra Civil, un buen día por la mañana "visitaron" al campo de Les Corts unos milicianos con la intención de incautarse del terreno de juego. A pesar de que se les intentó convencer de que el Barça estaba a favor de la República... Uno de los milicianos contestaria: – "Daremos cuenta al Comité de lo que nos dices, pero volveremos"
Pocas horas después, en el club se recibia un oficio comunicando de la incautación del FC Barcelona y de su estadio.
Ante tal circunstancia, Rossend Calvet, secretario general del club, se reunía con el vicepresidente Soler y Julià para evitar tal atropello. Ambos reunieron a todos los empleados y a los que trabajaban en las oficinas, y se les planteo situación.
El Consejo Directivo, en previsión de cualquier anormalidad, había autorizado la constitución de un Comité de Empleados y estos a su vez denunciaron al club, por deudas contraidas en sus sueldos de esa manera fueron los empleados los que pudieron "incautarse" de la entidad. Con esta maniobra, el club pudo verse momentáneamente dueño de sus destinos. En las oficinas situada en la Consell de Cent nº333 1ª planta pusieron el siguiente aviso:
- "Estas oficinas, así como los campos de Les Corts y de entrenamientos del FC Barcelona, han sido incautados por la U.G.T. entidad a la que pertenecen sus empleados" de esta manera se creaba una comisión de trabajadores que incautaban el club a causa de las deudas y que estaba integrada per cinco personas de reputació incuestionable que habían trabajado siempre al servicio del Futbol Club Barcelona: Pere Ballarín, Manuel Bassols, Àngel Sánchez, el secretario general Rossend Calvet y el masajista Àngel Mur.
A pesar de todo, un día se presentaron, de nuevo, los de la C.N.T. que acababan de incautarse del Español. Sin hacer caso a las protestas de Cubells (Conserje del edificio), arrancaron el papel de incautación y colocaron otro en su lugar.
Mientras se hallaban en esa labor, Cubells llamó a su amigo "Conti" que tambien era miliciano, y que le había dicho que si algún día tenia problemas que le llamara, que el estaba en el edificio de enfrente. "Conti", que era culé aunque no socio, compareció con un fusil ametralladora e hizo marchar a los intrusos, colocando nuevamente el papel que había en la puerta. A partir de aquel día se reforzarian las medidas de seguridad
La ampliación del comité de empleados encargado de gestionar el club propició la participación de los trabajadores en la dirección del mismo. Obreros y futbolistas, mayoría en el mismo ante los tres socios representados por ex directivos (todos miembros de la Junta de Suñol: Francesc Xavier Casals, Agustí Bo y Paulí Carbonell) fueron quienes ejercieron el control total de la entidad azulgrana desde la creación del comité hasta mediados de 1937. Durante este periodo el club funcionó de forma asamblearia evitando además caer en manos ajenas al mismo.
Este comité fue el encargado de mantener activo el club durante el estallido bélico. Procuró reorganizar la entidad y mantener, en la medida de lo posible, sin alterar su quehacer diario. A pesar de la disminución del número de espectadores el club continuó disputando partidos amistosos o benéficos hasta que en enero de 1937 se empezó a jugar la llamada Liga del Mediterráneo
El 5 de noviembre del 1937 el Comitè de Empleados se disolvió y dio paso a una "nueva junta directiva". Durante el mandato del Comitè el Barça ganó una Liga del Mediterráneo.

Cap. 380: La dolorosa "baja" a los jugadores más carismáticos...

 En la temporada 1933/34 y tras una temporada muy nefasta a nivel deportivo. Los comentarios de directivos, socios y periodistas eran de que se debía renovar el equipo. Y como ocurre casi siempre, en estos casos, se consideró primero prescindir de los servicios del entrenador. En esa temporada 1933/34 el Barça perdió el campeonato de Cataluña, cuyo título se adjudicó el Sabadell. El Barcelona se clasificó en noveno lugar. Todo el campeonato transcurrió con desaciertos de diverso tipo, acompañados por la desgracia y, para agravar más la situación, hicieron mella en el equipo las abundantes lesiones. Estas fueron el factor más importante que privó de obtener una mejor clasificación al club azulgrana. Los contratiempos persiguieron constantemente a los jugadores barcelonistas en el transcurso de aquella temporada y muchos de ellos, durante la misma, fueron lesionados y estuvieron apartados del equipo muchas jornadas, motivo que justificaba un poco los pobres resultados obtenidos. En los cuartos de final del campeonato de Copa, el Barcelona sería eliminado por el Betis. Y fue lo que colmo el vaso La directiva, que entonces presidía Juan Coma Sararols, al terminar la temporada consideró oportuno conceder la baja a jugadores tan destacados, en el historial del Barcelona, como: Martí, Castillo, Piera, Arocha, Samitier, Sastre, Sagi-Barba… Unos, como Piera y Sagi-Barba se retiraron. Otros ficharon por otros clubs. Marti pasó al Español, Sastre al Red Star de Paris... ¡Samitier se fue al Real Madrid!. Donde aún ganaria una liga y una copa como jugador. Hubo un gran revuelo, entre los socios, ya que muchos consideraron que no era lógico despedir así a unos jugadores que tanto habían hecho por el club. Otros en cambio, consideraron justa la decisión de la directiva. Lo cierto es que se tardaría 9 años (contando los de la Guerra Civil) en recuperar el camino de los triunfos en España