Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dissabte, 19 de setembre de 2009

David Barufet tiene un "heredero"

El Barça tiene al heredero de David Barrufet. Se llama Gonzalo Perez de Vargas, tiene 18 años, mide 190 cm y pesa 85 kg. Gonzalo Pérez de Vargas, era la pequeña joya del conjunto toledano CD Amibal (Toledo). Es internacional juvenil y uno de los deportistas con mayor futuro en el balonmano español. El año pasado fue nombrado el mejor portero del europeo de Brno (República Checa). Hoy a debutado con el Barça ante el Lábaro (Toledo), ciudad que lo vio nacer. Y la verdad es que ha demostrado con creces que en poco tiempo sera el portero títular del FC Barcelona Borges. Gonzalo forma parte de un grupo de jóvenes que pide paso desde la cantera azulgrana, junto con Rodrigo Corrales (también portero), Carlos Molina y Álvaro Ruiz. Todos ellos cuentan para Xavi Pascual, quién los trajó al club azulgrana en edad juvenil. A pesar de que vienen de fuera, forman un grupo integrado en la vida barcelonesa y este año comienzan sus estudios universitarios. Gonzalo, por ejemplo, se ha decidido por Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Barcelona.

Cap. 703: Padres e hijos blaugranas...

 El caso de los Busquets, padre e hijo (Carles y Sergio), jugando con el primer equipo no es el primero que se vive en el FC Barcelona. La historia azulgrana ha vivido ya algunos otros casos similares. Los Bosch, los Pereda, los Reina, los Cruyff, los Álvarez Costas y ahora también los Busquets. La historia del Barça ha ido viviendo cíclicamente diferentes sagas familiares de jugadores que han llegado al primer equipo.
- Andreu Bosch (padre) y Andreu Bosch hijo jugaron en el primer equipo del Barça con más de 20 años de diferencia. El primero lo hizo de 1922 a 1929 y fue uno de los miembros del equipo que ganó la primera Liga para el Barça, en la temporada 1928/29. El hijo aún mejoró la presencia de su padre como jugador del primer equipo. En total Andreu Bosch hijo jugó 221 partidos con el Barça entre las temporadas 1951/52 y la 1959/60 y fue miembro del equipo de las Cinco Copas. Entre otros títulos ganó 4 Ligas.  
- Jesus "Chus" Pereda (padre) fue mediocentro del Barça entre los años 1961/62 y el 1968/69 en los que destaca el título de Copa de Ferias de la temporada 1965/66. En este tiempo jugó 293 partidos y marcó la más que notable cifra de 104 goles. El exjugador pudo ver como su hijo Jesús Pereda, salido de la cantera azulgrana, debutaba en un amistoso con el primer equipo en el año 91. De todos los jugadores de estas sorpendentes dinastias, la única saga de porteros es la de los Reina.
- El padre, Miguel Reina, defendió la portería azulgrana entre las temporadas 1966/67 y la 1972/73 en las que llegó a disputar 288 partidos. El hijo, Jose "Pepe" Reina, ahora portero del Liverpool inglés, estuvo menos tiempo en el primer equipo. Concretamente dos temporadas 2000/01 y 2001/02. Otro caso es el de los Cruyff.  
- Johan Cruyff fue jugador del Barça entre las temporadas 1973/74 y 1977/78 y posteriormente fue técnico entre la 1989/90 y la 1995/96. En esta última etapa coincidió con su hijo Jordi Cruyff que, después de estar en el fútbol base, jugaría en el primer equipo las temporadas 1994/95 y 1995/96.
- Enrique "Quique" Álvarez Costas, fue defensa del Barça entre los años 1971/72 y 1979/80. En este caso fueron dos los hijos que llegaron a debutar en el primer equipo, Quique y Oscar Alvarez. El primero es el que tuvo mayor presencia y jugó hasta 23 partidos entre oficiales y amistosos con el primer equipo entre los años 1993 y 1996. El pequeño, Oscar, sólo jugó algún partido amistoso en la temporada 1998/99. Ahora la dinastia Busquets es la única que puede presumir de tener dos Copas de Europa (o Champions League) en sus vitrinas. Aunque Carles no jugo aquella final ante la Sampdoria, era un jugador fijo de la primera plantilla
- Carles Busquets fue jugador del Barça entre las temporadas 1990/91 y la 1997/98, jugaba de portero aunque casi siempre bajo la sombra de grandes porteros fichados por el club. sin enbargo su hijo Sergio Busquets que juega de mediocentro, se ha hecho un hueco en el equipo titular y desde la temporada 2008/09, hasta hoy es indiscutible

Cap. 702: "Chusin" el precio lo pongo yo...

 Después de pasar sin pena ni gloria por el Barça, Simao Sabrosa y Geovanni Deiverson encontraron "Chusín, el precio lo pongo yo" El ex seleccionador juvenil español, Chus Pereda, fue el primer emisario del club que negoció, en marzo del 2001, el traspaso con el Cruzeiro. Al final de las negociaciones acusaría a Antón Parera, director deportivo del club, de haber sido el artífice de que el precio subiera de 12 a 18 millones de dólares (de 2.200 a 3.600 millones de pesetas). "Este jugador vale 18 millones. El precio lo pongo yo", espetó Parera, según Pereda, en la reunión en Río, el 31 de mayo, en la que se cerró el acuerdo. Pereda aseguró que Parera expulsó de ella a Aurelio Almeida, representante de Geovanni, mientras participaban tres agentes del equipo de Josep Maria Minguella, que era el asesor externo del FC Barcelona en aquellos dias. "Yo no sé qué ha pasado con el dinero. Pero es muy triste cómo están llevando el Barça", explicaba Chus Pereda. El ex seleccionador contaba por aquellos dias en una conferencia de prensa, que en marzo y por encargo del entonces director técnico del club, Carles Rexach, viajaba a Brasil junto a su socio, el agente FIFA, Ángel Caballero, para negociar el fichaje de Geovanni, de 21 años. El Cruzeiro pidió 12 millones de dólares. "Pero se podía negociar a la baja y ficharlo por 8,5 porque estaban necesitados de dinero", explicaba. Pereda no tuvo más noticias sobre el caso hasta el 24 de mayo, día que pasó jugando al golf con unos amigos, entre ellos Urruti (qepd), que perdió la vida horas después en un accidente de tráfico. Recibí a las 19.30 en el móvil una llamada de Parera. Me dijo: "Chusín, vamos a fichar a Geovanni. Si lo conseguimos por 12 millones os daremos a ti y Caballero un premio de dos millones de dólares (400 millones de pesetas)". Chus Pereda estuvo negociando el traspaso por un montante de 8,5 millones. Es entonces cuando Zeze Perella, presidente del Cruceiro, ya no se conforma con esos 12 millones, y pide los 18 millones. Entonces, Chus le dijo a Parera: "Te voy a hablar como técnico y vamos a hacer las cosas bien. Geovanni no vale más de 8,5 millones" Y es entonces cuando Anto le replica con esa frase que ha pasado a la historia: "Chusín, el precio lo pongo yo" Al final vimos que gracias a esos "negociadores" el Barça hizo el negocio del siglo, eso si hacia donde fueron esas comisiones?
en el Benfica la estabilidad que no tuvieron en el Camp Nou. Ninguno de los dos pudo sacarse de encima nunca la etiqueta de su precio: 13,8 millones de euros en el caso de Simao en la etapa final de Núñez y 21,3 en el de Geovanni, que además se convirtió en el símbolo del despilfarro que presidió el club con Gaspart. La operación de su fichaje pasó a la historia por una frase que Chus Pereda puso en boca de Antón Parera durante la negociación con el Cruzeiro: