Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dimarts, 21 d’octubre de 2014

273 días después, Pol Calvet volvió a sonreir

Sport

El sábado, cuando Eusebio Sacristán dio la lista de convocados para el partido que el domingo el Barça B tenía que jugar contra el Alcorcón, Pol Calvet no estaba entre los 18 elegidos. El canterano, que sale de una lesión, ya fue convocado en una ocasión, pero éste era el segundo partido consecutivo que tras su recuperación se quedaba en la grada.
Pero el domingo, cuando sobre las 8 de la tarde el Barça daba la alineación para jugar contra el Alcorcón, Pol Calvet estaba en el banquillo. Pocas horas antes, su estado de ánimo había cambiado por completo. Su buen amigo Sergi Samper tenía que estar a disposición del primer equipo por los problemas físicos que arrastra Sergio Busquets y Pol le sustituía en la convocatoria. Ya no vería el partido desde la grada del Mini, sino desde el banquillo. Y para que todo fuese completo, la buena actuación de sus compañeros hacía que, con el encuentro decidido, Eusebio le hiciese calentar y salir a jugar los últimos cuatro minutos en sustitución de Kaptoum.
Se ponía de esta manera punto y final a 273 días en los que el de Sant Cugat no lo ha pasado nada bien. Sus últimos minutos de juego habían sido el 19 de enero, cuando en el minuto 83 entró en sustitución de David Babunski en el partido del Mini entre el Barça B y el Mirandés. Ya por entonces, sus problemas en los isquiotibiales -que arrastraba desde hacía meses - le impedían rendir con normalidad. A partir de ahí, unas semanas con un tratamiento conservador no pudieron impedir que en marzo se decidiese que lo mejor era pasar por el quirófano. Y se decidió que le operase el mejor especialista del mundo: el doctor finlandés Sakari Orava. Sin embargo, precisamente por ser el mejor, Orava tenía una agenda muy ocupada y Pol Calvet no era intervenido hasta el 17 de abril, casi tres meses después de jugar sus últimos minutos.
La operación fue un éxito, pero Orava ya le avisó que la recuperación sería larga, entre cuatro y seis meses. A partir de aquí, comenzaron las largas y duras sesiones de recuperación en el gimnasio. Pol lo tenía claro: no tenía prisa para recuperarse, su único objetivo era hacerlo al 100 por 100. Dobles sesiones diarias, en muchas ocasiones con su compañero de equipo Joan Campins y con el jugador del fútbol sala del Barça Ari Santos, le permitieron que la herida cicatricase y él fuese recuperando el tono muscular. Pudo hacer ya el stage de pretemporada junto a sus compañeros, pero no fue hasta el 26 de agosto cuando recibió el alta médica.
Era un paso más en el camino, pero aún faltaba el alta competitiva. que llegó cuando el 3 de este mes de octubre entraba por primera vez de nuevo en una convocatoria, la del partido ante el Lugo. No llegó a disputar ningún minuto, no viajó en la jornada siguiente a Santander para enfrentarse al Racing y tampoco entró en primera instancia en la del partido del Alcorcón, hasta que la ausencia de Sergi Samper le dio la oportunidad de estar en el banquillo y jugar cuatro minutos que, para él, valieron su peso en oro.
"Felicidades al equipo por la victoria. Muy contento por ti, amigo Pol Calvet. A seguir así". Este era el mensaje que colgaba en las redes sociales poco después de acabar el encuentro, Sergi Samper. Y lo acompañaba de una foto junto a Pol, en el vestuario, después del partido. La casualidad quiso que una buena noticia para Sergi, la posibilidad de jugar este martes con el primer equipo, fuese a la vez una buena noticia para su amigo Pol, que 273 días después volvía a sentirse jugador.

 Desde aqui, desearle toda la suerte del Mundo a Pol Calvetm que por fin podra de nuevo de hacer lo que más le gusta y es jugar con sus compañeros y en el Barça
Ahora que Eusebio cuente de bastante con él, para recuperarse y coger la forma para ser nuevamente una de las piezas importantes en la salvación del filial... Muchos animos y a por todas