Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dimecres, 27 de juliol de 2011

Asi ve a Rosell un aficionado ingles

Visitando otro foro y no es en el que modero también... Me he encontrado con un post y una dirección de un blog
Puedo entender la indignación de este aficionado extranjero, aunque me parece bastante demagógico y sus ejemplos son demasiados extremos.

Os dejo la dirección del blog, para aquellos que lo quieran visitar, esta en ingles y he utilizado el traductor del google, posiblemente tenga errores, pero mi ingles es nulo

http://www.barcablaugranes.com/2011/...obic-president


Tot el camp, és un clam,
som la gent Blaugrana,
tant se val d'on venim,
si del sud o del nord,
ara estem d'acord, estem d'acord,
una bandera ens agermana.


Algunos de vosotros inmediatamente reconoceréis estas palabras como la primera estrofa de "El Cant del Barça", el himno oficial del Barcelona. Desde 1974, miles, qué digo, millones han acudido al Camp Nou y cantado estas mismas palabras. Un símbolo de lo que significa ser un culé, cantas esta canción, vives esta canción, por los Blaugrana.

O esa era la impresión que tenía.

Porque parece que esto se aplica a cualquier fan del Barcelona, pero notablemente, al hombre con más poder: Sandro Rosell.

El hombre que toma las decisiones, envía los emails importantes. Gobierna como un dictador, sin importarle lo que piensen los demás. Algunos dicen que eso lo convierte en un exitoso hombre de negocios, yo digo que no.

Su "éxito" significa que el Barcelona prácticamente ha roto relaciones con el Arsenal y el Real Madrid, y que la reputación del club se ha visto muy dañada. Podría discutir a cualquier que este club no está lleno de piscineros, ni que tiene a la UEFA comprada, etc, pero el consenso de la mayoría es que el Barcelona no sólo no es "mes que un club", sino todo lo contrario, una desgracia.

Para haber sido un gurú del marketing en Nike, Rosell no está comercializando este club muy bien qué digamos.

No sólo eso, sino que está provocando rechazo en el aficionado medio del Barcelona, que no es un Catalán de pura cepa, sino seguramente extranjero, no-español. Bajo el "regimen" de Rosell, no puedo inscribirme como socio del Barcelona. Tampoco pueden Bostjan o Sebastian, o la mayoría de nuestro staff aquí en Barça-Blaugranes.

Como no somos ni Catalanes ni familiares de algún socio, tenemos que viajar hasta las oficinas centrales, en Barcelona, con todo el costo que ello implica, y pedir una "Tarjeta de Compromiso". Esta tarjeta cuesta unas 100 libras al año, y para obtener este privilegio, tienes que darles varias muestras de tu identidad, junto al número de tu cuenta bancaria.

Luego, tienes que tener esta tarjeta por 3 años, y sólo entonces el club "considerará" tu solicitud de socio, que también cuesta dinero.

Creo que Rosell vive engañando. Al fin y al cabo, cree que sólo los Catalanes son verdaderos aficionados del Barcelona. Lo siguiente es hipotético, pero seguro que existen casos así:

Hay un aficionado del Barcelona en Japón. Ama el Barça, los jugadores, el estilo de juego, todo. Ha sido un fan desde los días de Gaspar, y no ha perdido su afición ni en las buenas ni en las malas. Escucha el Cant del Barça varias veces al día, e incluso ha aprendido Catalán. Para los partidos, se despierta a las 3 de la mañana de un lunes, a pesar de tener que ir a trabajar unas horas después, y nunca se pierde uno. También vuela a Barcelona todo lo que puede, sin embargo, según Rosell, es menos aficionado
que un tío de la Pobla de Segur, cuyo padre es socio, pero que sólo mira los resultados los lunes por la mañana en el periódico, y nunca ha visto un partido en su vida.

¿Cómo puede ser eso justo?


Rosell así lo considera, aunque claro, ha de ser dicho, ve a Asia como el lugar ideal para sus fábricas de mano de obra barata, no como un lugar para aficionados del Barcelona...

En cualquier caso, mi opinión poco importa, y más aún, nunca lo hará, mientras Rosell continúe firmando contratos de sponsorización con una fundanción con lazos a la extrema derecha, abogando por una política que promueve la xenofobia, y destruyendo lazos con otros clubes.
--------------------------------------------------------------------
Laporta como persona en mi opinión dejaba mucho que desear, pero al menos era sincero y eso posiblemente le perjudico de cara al aficionado español. Rosell por otro lado me parece un poco siniestro, a ver que nos dice el tiempo.
Uno de los errores en los que estoy de acuerdo con este aficionado cule, es que no ha debido cerrar la puerta para hacerse socio así libremente como hasta ahora, ahora los aficionados tienen que ir a Barcelona para tramitar casi cualquier cosa.
En plena era de internet, de los adelantos técnicos, de las compras desde casa... resulta penoso tener que ir a Barcelona por parte de los aficionados que viven en otras provincias, Comunidades Autonomas u otras naciones solo para comprar una localidad, para cambiar el asiento, si tienes un abono o darte de alta en muchas cosas.
También queremos economizar en estos gastos superfluos?
En el resto del parrofo, es demasiado demagogo... aunque podemos entender en su parte el cabreo, por que no puede ser socio del FC Barcelona