Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dilluns, 2 de desembre de 2019

Cap. 6644: Esencia Blaugrana

Una victoria por 2-6 en el Santiago Bernabéu con seis jugadores de la cantera en el once inicial o una final de Champions con siete futbolistas surgidos de los campos anexos al Miniestadi (hoy son historia desde su traslado a la Ciutat Esportiva Joan Gamper) parece algo normal, aunque no lo es mucho. Basta con mirar, en los dos ejemplos citados alrededor. El Real Madrid sólo tenía dos jugadores de casa el día 2 de mayo, los mismos que el Manchester alineó en Roma, para darnos cuenta de la excepcionalidad de esta singularidad del equipo blaugrana. Pero si vemos que en el banquillo estaban exjugadores de nuestra cantera como Pep Guardiola, Tito Vilanova o Aureli Altimira, que convivieron juntos en la Masia, todo es más fácil de digerir, especialmente por los que observan el fenómeno blaugrana desde fuera. Como en los grandes equipos que han marcado la historia del FC Barcelona, el equipo de Pep Guardiola volvía a tener un ADN 100% culé, con una presencia destacadísima de jugadores hechos en casa. Y lo hicieron ocupando las posiciones clave del equipo, donde el balón es la sexta esencia de esta forma de ver y de entender el fútbol. Ser de La Masia es una de las claves de este estilo y lo que eso representa para la grada. Talento, identificación y compromiso