Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dilluns, 28 de maig de 2018

Cap. 4807: El "aguinaldo" de la Urbana

Otra de las funciones de Josep Cubells, con la ayuda de su familia, consisitía en llevar botellas de cava (por Navidad) a los agentes de la Guardia Urbana que controlaban el tráfico en Lauria-Consell de Cent. El secretario general, Albert Maluquer era quien compraba esas prevendas para las autoridades. El dinero de esta partida, así como la de los lotes navideños que recibían los empleados salía de la venta del papel que se acumulaba en la sede social a lo largo del año y se vendía al trapero. Esta costumbre estuvo en vigencia hasta finales de los '60. Era un trabajo a veces difícil, teniendo que soportar el frío y la lluvia de invierno y algunas veces el asfixiante calor del verano. Por eso, era costumbre que cada Navidad los conductores, vecinos y comerciales agradecidos y reconociendo su esfuerzo, ofrecieran un pequeño aguinaldo el domingo anterior a la Nochebuena, que era cuando tradicionalmente se celebraba el Día del Guardia Urbano.