Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

martes, 17 de noviembre de 2015

Cap. 2308: Concentración en Montserrat

Con motivo de los actos del 75º aniversario, el FC Barcelona peregrinó a Montserrat. Fue en acto cumbre, "una brillante y emotiva jornada en la Santa Montaña, a la que acudieron 5.000 seguidores barcelonistas", apuntó el Boletín Oficial Informativo del club. Se desbordaron todas las previsiones. El Barça, de esta manera, rendía homenaje a la Patrona de Catalunya, y se reafirmaba como "més que un club" en sus bodas de platino. El padre abad Cassià Mª Just ofició una misa en la que el jugador Toni Torres, presente en la celebración junto a Quimet Rifé, leyó la primera epístola. El religioso, en su intervención ante la multitud, agradeció a todos los presentes el peregrinaje y habló de justicia, paz y verdad, siendo uno de los momentos más emotivos cuando dijo: "En los valores deportivos y en las múltiples actividades de tanta significación cívica y cultural desarrolladas por vuestro club en estos 75 años, encontramos hoy una esperanza para el futuro. Nos la da vuestro espíritu de hermandad, de tenacidad, de paciencia, de coraje hacia metas más altas. Nos la da vuestro afán de superación de egoísmos mezquinos, la fidelidad a nuestra tierra, la apertura hacia los hombres y las mujeres llegados de otras tierras a quienes ofrecéis el club como un hogar de ideales y de espacio en medio de todas las penalidades de la vida de cada día. Todo es un llamamiento a no permanecer encerrados en nuestras luchas de este mundo y abrirnos hacia el infinito, Dios, el único que puede satisfacer los anhelos inmensos del corazón humano". El presidente del FC Barcelona, Agusti Montal, destacó que "hoy venimos a ofrecer a nuestra Moreneta, con nuestros cánticos, con nuestras banderas y con nuestra alegría, el conjunto de todos los esfuerzos que hemos ido desplegado al largo de los 75 años de vida de nuestro club".
En la historia del FC Barcelona esta concentración marcó un antes y un después. La llama barcelonista, prendida por Gamper en 1899, ardía con más fuerza que nunca, con más intensidad que nunca. Ni oscuras etapas de regímenes totalitaristas ni penurias económicas ni repetidas decepciones deportivas habían podido apagarla.

No hay comentarios: