Cathonys

Cathonys
Mushofutbol

dijous, 9 de juny de 2011

Mireia Belmonte seguidora del FC Barcelona

Don Balon

Medalla de oro en los 200 y 400 estilos y los 200 mariposa en Dubai, además de una plata en los 800 libres, superada sólo por Erika Villaécija en un doblete histórico para la natación española, Mireia dice estar empezando a acostumbrarse a ganar. Será que, como en el fútbol, todo va por rachas y si nos atenemos al histórico ciclo que se vive en el Barça, también cabría esperar que para Belmonte haya llegado también su hora. La niña se ha hecho mayor y tras las elevadas pero fallidas expectativas de Pekín 2008, nada ahora parece perturbar su ascensión con esa dosis de perseverancia y sacrificio que siempre le ha caracterizado, la misma filosofía que admira, dice, del Barça de Guardiola.

-¿Preparada para el gran reto?
-Sí, por supuesto. Hace ya tres semanas que empecé otra vez a entrenar tras una semana de vacaciones después de alcanzar la mínima en el Campeonato de España Open de Madrid y de que la Copa de Clubs me fuera también muy bien.

-¡Qué lujo viniendo de una persona que se levanta cada día a las cinco de la mañana a entrenar y a las diez y media ya está durmiendo!
-La natación es muy bonita, pero también muy dura. He podido descansar una semana pero ahora ya vuelvo a estar muy cansada (se ríe). De cualquier modo, la natación te aporta mucha disciplina y seguridad en ti misma, puntualidad, te obliga a no dejar nada a medias, te aporta capacidad de liderazgo y a saber convivir con otra gente y esos son valores muy importantes de cara a mi integración en la vida laboral cuando acabe mi etapa de deportista.

-¿Cuáles serían los aspectos negativos?

-Lo peor, sin embargo, es no poder ver a menudo a tu familia y a los amigos. La vida social casi no existe, aunque tengo la oportunidad de viajar por el mundo y conocer otras culturas, algo que mucha gente a mi edad no puede hacer. Pero ahora toca sufrir.

-Todo el mundo espera verla coronada en Londres 2012. ¿Demasiada presión para tan alto reto?

-La presión no me da miedo. Ahora me están saliendo las cosas bien y haré todo lo que pueda para que así sea. En la piscina siempre doy lo mejor de mí misma. Pero no todo puede salir siempre bien, aunque últimamente me estoy acostumbrando a ganar.

-¿Como el Barça?
-No sigo mucho el fútbol pero el club que más me gusta y sigo es el Barça porque es el equipo de al lado de mi ciudad, Badalona, y no sólo porque ahora lo gane todo sino por los valores que transmite. Son gente muy humilde, se ven muy trabajadores y esos son los valores que me gustan.

-¿Tiene el gusto de conocerles personalmente?
-Muy poquito. Conozco a Xavi, Iniesta o Bojan por haber coincidido en alguna parte, y son gente muy normal y muy simpática.

-¿Cuál es el jugador que más le gusta?
-Messi porque es el mejor y, más que nada, porque parece muy amable. Coincidí con él en la gala del Mundo Deportivo de hace dos años y en la fiesta de Don Balón cuando la entrega de la Bota de Oro y me pude hacer una foto con él. La verdad es que no sé como puede vivir con tanta expectación. ¡La gente se lo come!

-Para un deporte minoritario como el suyo ha de ser difícil convivir con el deporte rey que ocupa todas las páginas y espacio en televisión.
-Es difícil convivir y competir con ello, pero es algo inamovible, difícil de cambiar porque arrastra mucha afición y mucho dinero, y es normal. Pero creo que la natación se está abriendo poco a poco camino. No llegará nunca a ser como el fútbol, ni como en Australia que es el deporte rey, pero nos esforzamos mucho cada día entrenando para que poco a poco se nos vaya conociendo.

-Digamos que necesita a gente como usted, que gane medallas...
-Sí, pero yo creo que la natación es, de por sí, un deporte muy bonito para ver. La gente piensa en natación y se imagina a unos cuantos nadadores dando vueltas arriba y abajo de la piscina, pero si se entretuvieran a mirar cinco minutos y a no cambiar de canal verían que también se trata de un deporte bonito y que tampoco aburre tanto.

-Si nos atenemos a sus últimos resultados, ¿diría que usted también ofrece un bonito espectáculo, como Messi?

-Lo intento, al menos. Tal vez llame la atención mi celebración, pero es algo espontáneo, aunque con gorro y gafas ni se me reconoce. Y así es muy difícil quedarse con mi imagen.

-Si por algo sí se la reconoce es por sus uñas. ¿Es por coquetería?
-Sí, y siempre las llevo pintadas y, además, voy cambiando de color. También por superstición. Si un color me va bien para competir lo sigo llevando y, si no, me lo quito y cambio.

-¿Para cuando, entonces, las azul y grana?
-No lo sé (se ríe). De momento son rojas. La manicura francesa me fue muy bien para los campeonatos de España y luego las rosa ‘fosforito’ también. Para Londres, ya veremos...

-Como el Barça, que va cambiando de camiseta...
-A mí me gusta mucho el color rosa, así que el uniforme que más me gustaba era el salmón.

-¿Qué le parece la nueva camiseta de los de Guardiola?
-Sea como sea seguirán vendiendo camisetas.

-¿Qué es lo que más le horroriza del fútbol?
-Pues le diré que no me gustan las polémicas. Hay cosas que no vienen a cuento. Los árbitros hacen su trabajo y juzgan y no creo que haya ningún favoritismo. Es como a mí. Se me puede descalificar porque algún día no me sale algo bien.

-Después de tantos Barça-Madrid habrá acabado harta...
-Los partidos entre el Barça y el Madrid siempre crean mucha expectación, pero creo que no se debería llegar a esos extremos. Los entrenadores, sobre todo, deberían dedicarse a entrenar y a dejarse de polémicas y a rendir, aunque eso da más juego para que la gente se enganche y para que la prensa venda más.

-¿Como los ‘tweets’ entre Piqué y Puyol?
-Sí, de eso me quejé cuando estuve en Dubai. Justo después de ganar mi segunda medalla ese día miré en la prensa para ver qué decían de mí y de lo que hablaban era de los ‘tweets’ de Piqué y Puyol. No me acuerdo qué periódico era, pero abría información con eso mientras que yo aparecía en un rincón abajo a la izquierda después de haber ganado ¡dos medallas! Dios mío, pensé, ¿qué tengo que hacer más para salir?

-Si el Barça le gusta por los valores que transmite, el Madrid…
-Son dos clubs diferentes. Cada uno tiene su manera de trabajar.

-¿Qué les une a un jugador de fútbol y a una nadadora como usted?
-Como en cualquier deporte en general, todos queremos llegar siempre a lo máximo y conseguir nuestro objetivo y nuestro sueño. El mío es lograr una medalla de oro olímpica. Desde muy pequeñita que lo vengo soñando.

-Ellos soñaban con Wembley y lo lograron...
-Sí, pero a diferencia nuestra ellos tienen cada año retos nuevos. Los Juegos son nuestro momento de gloria y, por suerte, en fútbol no van los absolutos. Es verdad que yo tengo también Mundial y Europeo cada año, pero mi gran objetivo son las Olimpiadas, que serán en el 2012 en Londres.

-Y mucho más tras la experiencia amarga de Pekín, supongo.
-Allí fui un poco de novata. Era todo nuevo para mí, todo era muy grande y no tenía mucha experiencia, contaba sólo 17 años. Yo creo que ahora los Mundiales de Shangai serán un aparte muy importante. Son un año antes de las Olimpiadas y el escenario será muy parecido. Estarán los mejores del mundo, todos estarán muy preparados y si allí hago un buen resultado o consigo clasificarme para alguna final, lo cual es mi gran objetivo, estaré lista para Londres.

-¿Ser la niña prodigio de la natación es demasiado para el cuerpo?
-Es sólo un mote que me pusieron, pero yo sigo siendo la misma. Ahora tengo 20 años, a Londres llegaré con 21, una buena edad, y si me entreno es para ser la mejor y ganar una medalla de oro. Así que por mí no va a quedar.


-----------------------------------------------------------------
Una de las mejores nadadoras española de todos los tiempos se declara seguidora del FC Barcelona, por los valores que transmite. Esto nos debe de llenar de orgullo, por que es una de nuestras identidades