Sabado sangriento en Sabadell (I)

El 8 de diciembre de 1990, antes del partido que se celebraba en la Nova Creu Alta entre el CE Sabadell y el CD Malaga. Poco antes de iniciarse el encuentro hubo un brutal atentado en pleno centro de la ciudad vallesana. Seis miembros de la Policía Nacional que se dirigían en un furgón al campo de fútbol para cubrir el servicio durante ese partido. Además había que contabilizar dos policías graves y ocho ciudadanos heridos, que transitaban en aquel preciso instante por el lugar de los hechos, la confluencia de la c/ Josep Aparici y c/ Ribot y Serra
Fuentes oficiales finalmente atribuyeron la autoría de esta cobarde acción al Comando Barcelona de ETA, reconstituido por dos asesinos de la organización, Joan Carles Monteagudo y Juan Félix Erezuma, que eran responsables de otro atentado similar en Sant Carles de la Rápita (Tarragona)